Lobitos es una imagen simbólica que refleja, en un primer nivel, las relaciones de poder entre los directivos, profesionales y “Jefazos”. Pero más en general se trata simplemente de las relaciones de poder que se establecen en las interacciones humanas, no sólo las laborales de los ejecutivos, sinó en muchas otras. Lobitos también es la presentación de la agresividad escondida en nuestro ser, de las pulsiones reprimidas y de aquellos sentimientos que consideramos normalmente como negativos. Negativos pero presentes a pesar de nuestra propia censura. Lobitos supone la existencia ineludible de las víctimas, los corderos.