Durante años he desarrollado series centradas en lo que podríamos llamar los perdedores ingenuos. Personajes que se empeñan en la exaltación de una voluntad inútil, que se sienten felices en su desgracia o que se empeñan en enfrentarse a una situación imposible de superar.

Estas series tenían distintos nombre, «El planeta de los nimios», «la voluntad», pero sus puntos en común, tanto estéticos, formales, o temáticos, son más numerosos que sus diferencias, por lo que ahora considero que son una única linea de trabajo, una única serie.