El color ha sido un componenete fundamental en mi producción artística, por eso cuando en la facultad de Bellas Artes hice la especialidad de grabado un problema en el que pensé fué en cual era la mejor manera de hacer grabados en color. Se me ocurrió hacer aguatitnas con tres planchas, cada una entintada con una tinta, y que cada una de esas tintas fuese uno de los colores primarios. Recuerdo al maestro de taller expresando sus dudas sobre el resultado de la suma de esas tintas. El plan era que diese lugar a todos los colores posibles.

Desde entonces, y antes de dedicarme a otros temas y otros procedimientos, he hecho muchos paisajes grabándolos al aguatinta y superponiendo tres planchas. Incluso en alguna ocasión probé superponer 4 planchas, añadiendo el negro u otro color y así imitar la cuatricomia industrial. Ocasionalmente he usado otras técnicas o he hecho entintados que no siguen estos parametros, entintando una plancha con varias tintas, o poniendo una tinta en hueco y otra en relieve.

Los paisajes en los que me he fijado han sido predominantemente aquellos en los que jugaba de pequeño, fábricas abandonadas, polígonos industriales, arrabales, huertos, lugares carentes en general de personas, pero con la huella de los que ya no están.

.