No es el objetivo de esta sección hacer una descripción didáctica o exhaustiva de las técnicas del grabado. Para ello ya hay excelentes libros, e información muy completa online. Un ejemplo de referencia es este blog: Técnicas de grabado, cuya autora es María del Mar Bernal, profesora de grabado de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla. Aquí pretendo describir cuales son las técnicas más frecuentes que uso, y el modo peculiar en que las he desarrollado.


RELIEVE

Para empezar, y dado que en general me ha interesado el trabajo en color, todas las técnicas que he usado más extensamente han sido en sus variantes de aplicación del color. Cronológicamente hablando, el grabado en relieve, la linografía, fue mi primera incursión en el color, usando la técnica de la plancha perdida. Se atribuye a Picasso la invención de esta técnica, como una manera de salvar las dificultades de registro que presenta un trabajo con una plancha por color. Para una explicación de la técnica pincha aquí. Cuando empecé a practicar esta técnica no tenía taller ni tórculo, por lo que estampaba con una cuchara de sopa, y las ediciones eran muy cortas, no hice nunca más de 7. Eran estampas que resultaban muy trabajosas, y en las que, a pesar de la facilidad en los registros, cometía múltiples fallos. La falta de presión la suplía con entintados muy cargados, lo que daba a la imagen una textura rugosa. Durante muchos años he hecho xilografías. El motivo para escoger este material y esta técnica fueron, en gran parte, económicos. La madera permite grandes formatos sin un alto coste. Se puede hacer un grabado de 4 o 5 planchas con medidas de 100x 70 por un coste inferior al precio de una sola plancha de cobre. Además la técnica, de incisión directa, requiere pocos disolventes u otros productos químicos. Ni siquiera limpio las planchas después de imprimir. En un primer momento desarrollé una variante en el entintado que mezclaba un acercamiento clásico (una plancha por color) a la manera de trabajar de Edvar Munch , recortando una plancha y construyendo un puzle, donde cada pieza se entinta con un color. Munch entintaba el mismo grabado con distintas tintas, provocando diferentes resultados en una misma plancha.

 

Mi adaptación consistió en hacer 3 panchas de una sola tinta + 2 en forma de puzle. Las tres planchas las entintaba una con tinta negra (Esa era la plancha madre, la primera que tallo y de la que reporto el diseño al resto de matrices),  una plancha con un color claro (amarillo o naranja), y una con un color oscuro ( violeta o azul). Esto hace que en cada color de las piezas del puzle pueda haber tres matices distintos, uno claro, otro medio y otro oscuro. No he usado esta técnica para realizar variantes de un mismo diseño, salvo en alguna ocasión estampando una versión alternativa. El potencial para realizar mono estampas o grupos de variaciones es muy grande. Posteriormente si he usado un conjunto de panchas como módulos para construir imágenes, pero a la manera de un alfabeto visual.


HUECO

En hueco he practicado sobre todo la aguatinta con tres planchas, usando los tres colores básicos, amarillo, rojo y azul. La transparencia de las tintas hace que cuando se superponen den lugar a un gran abanico de colores. Cuanto más trabajadas estén las planchas más matices en el color. En ocasiones he trabajado con una cuarta plancha, no para añadir el negro, sino para usar colores muy difíciles de conseguir sumando los tres básicos, o para añadir efectos de opacidad en las tintas.


PLANOGRAFÍA

La litografía sobre plancha de aluminio -algrafía o aluminografía- ha sido el tipo de gráfica planográfica que he practicado. El aluminio no permite desarrollar todas las técnicas litográficas posible con la piedra, los rascados no son posibles, las acidulaciones o las correcciones son limitadas, y una vez estabilizada la imagen es quimicamente más frágil que en la piedra, pero en contraposición la posibilidad de trabajar con varias planchas o formatos mayores es más fácil. La infraestructura para trabajar la piedra requiere un taller específico,   una inversión en un material escaso, las piedras, y la capacidad de moverlas cuando son de un determinado peso. Las panchas de aluminio se pueden estampar en tórculo, ocupan poco espacio y son muy ligeras.


COLLAGRAPH Y SUMA DE LAS TÉCNICAS ANTERIORES

Cronológicamente las técnicas aditivas son las últimas que añadí a mi práctica de la gráfica, y a partir de ellas, por lo que tenían de experimental y espontaneo (en mi caso), inicié procesos de trabajo donde mezclaba en una misma estampa dos o tres técnicas diferentes. Los entintados tendían a responder también a la idea de collage.